sábado, 13 de octubre de 2007

segunda oportunidad

Cuando miramos hacia atrás pueden pasar dos cosas: o que veamos tiempos felices o que veamos tiempos díficiles...yo prefiero no mirar atrás, aunque es inevitable.
Los malos recuerdos son como escalofríos que llegan de repente cuando tu creías que estaban olvidados y así de la noche a la mañana te encuentras preocupandote por lo que hace mucho que no te preocupabas.
Habréis oido cientos de veces lo de que la gente es muy mala, pero cuando menos te lo esperas te encontrarás a tí mismo juzgando, críticando o siendo parte de una cadena de habladurías, ¿acaso alguno estamos a salvo de esto?, ¿será inherente a nuestra condición humana?, esta cuestión ya se la han planteado miles de veces, miles de personas y yo no soy la más adecuada para hablar de filosofía.
Somos malos, pero olvidamos...lo que nos interesa, y quien este libre de pecado que tire la primera piedra, y si de repente un día observaramos que todo a nuestro al rededor no es bueno ni malo sino que es como lo queramos interpretar, ¿y si lo juzgado como bueno es malo para otros?...me temo que volvería a entrar en el mismo circulo vicioso, en un interrogante que yo no sé ni puedo resolver.
De pequeña me enseñaron lo bonito que era perdonar, los valores del perdón y me dí cuenta que en nosotros había un poder inmenso, no podemos juzgar pero si perdonar, aunque claro está nuestro perdón no es absoluto y este, en mi opinión, solo llega cuando nos perdonamos a nosotros mismos, almas atormentadas, victimas de un pasado...y si de verdad abrieramos los ojos un día y comprendieramos, lo bello que es amar y perdonar, que las cosas no son blancas ni negras que tienen matices y lo que hoy nos aflige mañana nos hará reir. Me llevo mucho tiempo aprender esto, aun no lo domino aunque tengo un paciente maestro que me enseña cada día.
A lo mejor pensáis que esto del perdón está muy bien predicarlo, pero ¿seremos algun día capaces de perdonar(nos)?, muchas veces la respuesta es depende de que tengamos que perdonar. No sufráis, no tengáis miedo tenéis lo más valioso en el mundo: vuestra palabra.
Me sorprende ver la paz que siento y lo llena que estoy gracias a que alguien me enseño que para todo hay una oportunidad, cada vez que me la han dado, he sabido reconciliarme conmigo misma y perdonarme cosas que, de otra manera, no me hubiese perdonado. Ahora solo pienso en valorar lo que tengo, en usar mi palabra para decir lo que siento y hoy me he perdonado del todo, todo en ordén gracias a él, mi único yo, mi otro yo, el que me enseño lo bello que es vivir por pequeñas cosas y quien espero que aunque no lo diga se le pase por la cabeza pasarse buena parte de su tiempo con esta pobre rayada.



PD. Este sermón es para deciros que estoy loca por alguien que me hace muy feliz...

2 comentarios:

na dijo...

lerdis, vaya cantidad de vinagre que me estás haciendo beber desde hace un par de meses,leñes!:)

bueno, cuéntame cuéntame cuéntameeeeeeeeeeeeee, qué tal te va todo,las clases,la gente de la uni,los profes,el médico!,los viejos amigos,salir por aquí,el volver a estár con tu hermano quitandote el pc (jajaja),...,todo andaaaaaaaaaa, haznos un post popurriii

Me ha gustado este post.Es muy reflexivo. Haber cuando aprendo a perdonar.Pero no todo, por que hay a gente que no pienso perdonarle ciertas cosas,como el hacerme (tanto) daño. En ocasiones no se perdonar de verdad porque a veces perdono y no olvido y eso no me vale, porque no es un perdón completo,verdad?. Pero es que se me hace tan dificil...El caso es que estoy cambiando cosas de mi que no me gustaban y voy poco a poco hasta convertirme en quien quiero ser.Haber si lo consigo:)

Muchos besunos y haber si nos vemos pronto,salá!

Saluda a antony-refree(pobrecito, seguro que te mataría por esa foto jajajaja)

Poeta Laureada dijo...

ehmmm casi me mata si jajajaja...pues nada guapisisisima que estoy superliada por que he empezado a darle clase a unos niños y no paro la verdad pero prometo dedicarle un ratin a esto y no de guindas a brevas que no me gustaría dejar de tocarus las narices jejejeje ayyyy na mandame la invitación para tu blog que no me llego :( o si me llego no se que hice con ella, prometo leer eh!. Muchos besos guapa espero que todo vaya de putisima madre :D