martes, 23 de septiembre de 2008

La Golfa Visionaria

¿Qué si tengo miedo? ¿y quién no? Me molesta la gente que se queja de sus problemas morales, ¿a quién le importan? Cuantas veces habré oído “eres una golfa enferma”, ¿ofensivo? ¡Claro que sí joder! nadie nace siendo de piedra y hay palabras que son dolores en si mismas: dolores de cabeza. Una golfa con una enfermedad que se cura en salud de los prejuicios de los que moralmente me juzgan.
Me levanté en la cama de un hotel saqué un cigarro y con aires de diva me dirigí a la ventana aún desnuda y borracha, subí la persiana y lo que fuese con lo que me había ido a la cama se revolvió, en la ventana la gente madrugaba para ir a sus trabajos. ¿Qué si nunca me he sentido culpable? Puede que al principio lo hiciese, pero como ya he mencionado me molesta la gente que se queja de sus problemas morales.
Veo a los diminutos viandantes y nos veo a todos. Ni tu problema es tan grande ni yo, golfa, soy tu gran problema.
Veo a la gente cargar con sus cruces invisibles y les oigo insultarse “¡egoista!”, son egoistas por que se lo llaman. Necios que ignoran la verdadera generosidad. ¡Lo mío si es generosidad! quién sino la chuparía con tanta entrega.
Pequeñas células en el torrente sanguíneo del tráfico circulatorio, una arteria infartada se creen sin embargo. Se insultan: “¡egoista!” llaman desconsideranción a la ignoracia. No quiero estallar en un corazón ciego, soy un brazo izquierdo más. Un brazo izquierdo dolorido por agujetas masturbadoras.
Veo gente angustiada por el pasado. Soy una anarquista mística(1), me gusta que cada uno sea feliz con lo que sea. Creo en un pasado común, creo en corrientes circulares, en ciclos históricos y económicos en los que ayer lo teniamos todo y hoy estamos arruinados y en crisis.
Veo a la gente bajo la ventana del hotel, estudios sociológicos, baremos, cómputos etc. ¿quién mide la importancia de las cosas? Es por eso que rezamos y no sabemos por qué, repetimos cosas. Como quien se siente culpable o angustiado y se hace ocupar.
Por qué soy ociosa soy una golfa y por que soy una golfa soy ociosa. Por que se me ha olvidado ocupar la mente con responsabilidades y la vida con obligaciones veo claro, y por eso no veo problemas, veo gente que se llama “¡egoista!”, todos iguales, hasta yo misma.
Me terminé el cigarro, me apoyé en el balcón, abrí las piernas y empecé a orinar sobre la gente, que gritaba desde abajo y bajo mi visión: ¡GOLFA!.




(1)Unamuno en Niebla pone en boca de Fermín la definición de "anarquista místico"(Niebla cXI)

6 comentarios:

ADR dijo...

Más les valdría a la gente rezar por lo que no se atreven a hacer mientras juzgan de manera sumaria a los que dirigen su propia vida, a pesar de aquéllos.

Kaín dijo...

Vaya. Me parece uno de los manifiestos mas intensos e increibles que he leido nunca. Me parece alta literatura, alto pensamiento, alta calidad. Como cuando te montas en un coche de los caros y notas en todos los detalles que no solo es el diseño, que son los acabados, los materiales, el olor... el concepto.

Hace mucho tiempo que no me emociono tanto leyendo a alguien. Vas a conseguir que me declare seguidor incondicional (diría fan, pero viene de fanático, que es una palabra que no me gusta nada).

En fin, sencillamente me encantas. Todo lo demás es literatura sobrante.

dEsoRdeN dijo...

Me ha encantado tu manifiesto golfo, golfa! Quizás sea que me haya sentido identificado en golfería, o en las ganas de orinarme encima de los demás...
un beso!

naaaaaaaa dijo...

¿cuántas veces he podido escribirte en el email "de hecho"? que verguenssssa......ahora que lo releo veo que mi vocabulario resulta nulo....

dEsoRdeN dijo...

¿Y ande s'abrá metío la golfa ésta, que hace días que no'scribe na' de na'?

Pablo S. Herrero dijo...

Los yankis dirían "Arderás en el infierno".

Mmmh, el infierno...

Saludos. Me gusta lo que escribes