miércoles, 16 de abril de 2008

The Waste Land; what the thunder says.

Me he parado a pensar en como suena una caída y no sabría describir el sonido, se ahoga un grito en tu garganta, sientes que te precipitas contra el suelo y al final un golpe seco te aturde, sólo oyes el golpe, y esa sensación es tan fuerte que aturulla y confunde todos tus sentidos...eso si aun los conservas.

Como un hijo non-nato, así de duro es abril. Sientes el germen la semilla dentro y no eres más que un cadáver plantado en el jardín esperando a florecer en primavera. Qué doloroso es ese proceso, abril es el mes más cruel. Así fue todo como una semilla plantada en la tierra baldía tenía las mismas oportunidades de florecer que cualquier otra semilla, pero cuando un pecho está arrasado ¿qué esperabas que pasase? Las frescas lluvias hacen que la vida se abra paso, aquí hay sequía, devastación una espera que no da fruto y mientras que en otro jardín crece y da mil vueltas, en este se queda la semilla. De vez en cuando al rey de esta tierra le da por lamentarse, cree que ha llegado el momento de actuar, lo que él no sabe es que su tierra no tiene esperanza, sabe que todos morimos, pero cuando nos quedamos en un germen es su obligación luchar, luchar y encontrar el brote, la fuente...la respuesta es roca, una capilla abandonada, el trueno que habla y se asemeja a una caída, piensa en el ruido espera una bendición, pero no llega. Tantos abriles, tantas flores y en la tierra baldía recuerdos que atormentan a sus mecánicos habitantes que una y otra vez se afanan en recordar los tiempos en que todo eran guirnaldas, abril cantaba en lo más profundo del alma de aquel paraje con ritmo suave y grave una canción eterna y el murmullo del agua todo lo llenaba y mojaba las frescas rosas salvajes. Pero su buen rey...su rey, ¡cómo no iba a peregrinar en busca de lo mejor para su tierra!, ¡él que iba a saber que se encontraría con el trueno! Que acabaría acatando su mudo mandato. Él, tan noble gobernante en busca de algo mítico, POOR FOOL, en busca del Grial imposible.
Todos sabemos nuestro destino, abril es cíclico y atemporal, su llegada seguirá haciendo daño cuando en una esquina el rey escuche su murmullo escondido, se emocione con su canción.
Más duro que saber que te espera la muerte es no nacer, la semilla sigue siendo cadáver en la tierra baldía.

5 comentarios:

Clovis dijo...

Hace bien en destrozar con la escritura criminal su moleksine, cuadernos hechos para ser atesorados. La gente los guarda luego con el orgullo mismo con que se borda el currículum. Ese cuaderno herido hablará algún día bien de usted.

Abril me gusta empleado en plural: abriles. Tantos abriles... cuántos abriles... mierda de abriles... estoy hasta los mismísimos abriles! Es un mes tonto en el que nos hacemos preguntas y en el que corro a la farmacia a por vitaminas.

Saludos.

La feliz tonta armada con un lápiz dijo...

me pillaste en un día tonto he ahí el por qué de este post :)

dEsoRdeN dijo...

Vaya, veo que tú también estás de un positivismo que emociona. Me sobra una Gillete, así que si quieres, compartimos automutilaciones...
me ha gustado mucho el texto, por cierto :D
petons

La feliz tonta armada con un lápiz dijo...

¡como se nota que no sé hablar! le he dado a la revisión ortográfica de word y el propio programa casi se autodestruye para no corregir semejantes barbaridades...SORRY

María del Mar dijo...

Q tal eh... yo no sé si es el estúpido abril o la estúída primavera o qué rayos. O también pienso que somos medio cíclicos eh? porq creo q el año pasado por estas fechas andábamos igual de " alegres y optimistas"
:S

Besos